23 octubre 2006

Melodía íntima

Tiende la ropa en las cuerdas de su vieja guitarra. Aparta dos gusanos que echan una carrera por el parabrisas que hace de ventana y la ve de nuevo. Metida en el enorme bidón cubierto de cartones se encuentra Silvia que se está desperezando. Sí, ayer entró el amor a su casa.
Sale desnuda a la calle y sonríe al ver su ropa íntima tendida en las cuerdas de la guitarra. Se abrazan un minuto, es decir, toda una vida.
¿Cuál es la historia que hay detrás?
Qué importa lo que rodea a uno o lo que hay detrás cuando el instante es eterno.
Ese día de su guitarra saldrá la melodía más excitante que jamás se ha tocado. Qué más da dónde toque. Él toca.

No hay comentarios: