05 febrero 2007

Lo mío, yo y el mundo

¿Qué pasaría en el mundo si eliminamos de vez en cuando "lo mío" y "yo"? De verdad, no es una simple reflexión infantil ni nada utópico. Vamos a pensarlo bien. ¿Qué transformación tendría el mundo? ¿Pero quién se atreverá?
La memoria quiere retener la sensación, la posesión, lo mío... pero... ¿No es mejor abrir la puerta a lo nuevo? Si estamos en lo viejo estamos muertos.
¿Y cómo hacer todo esto?
No hay nada que hacer sino mirar lo viejo como viejo, el pasado como pasado, lo falso como falso, observar la mente y su constante ruido, sus pensamientos... ¿Quién es el que la observa?. Observa constantemente cómo la mente escapa de aquí. Observar la mente es comprenderse y revelarse, es pura meditación. No hace falta encerrarse en un monasterio, vivimos en relación; observa, observa y observa, el engaño está aquí. El que comprenda ésto tendrá la energía de lo real.

Se fue muy lejos
para buscarse a "sí mismo"
mientras "sí mismo" le acompañaba.
(Pi)

No hay comentarios: