18 marzo 2009

Muriendo y cambiando

¿Por qué se dice que nadie conoce la muerte ya que nadie ha renacido para contárnoslo?
¿Acaso no morimos varias veces a lo largo de la vida? Ni somos el mismo cuerpo ni somos el mismo “yo” ni los mismos pensamientos ni las mismas tonterías ni los mismos problemas.
Para que el río avance debe haber cambio, para que la música suene se tienen que suceder las notas, para que la persona viva tienen que acontecer diferentes experiencias.
Seguimos muriendo a recuerdos, al tiempo, a placeres, a desgracias, a la muerte.
Y de este río que está en constante cambio lo único que puede liberar es comprender su curso y aceptar lo que te trae sabiendo que el próximo cambio está cerca si uno observa bien; y no quedarse anclado en el fango de una sola vivencia o recuerdo. Y todo cambia menos ese vacío inmenso que nos llena cuando se va el ego.

No hay comentarios: