22 enero 2012

No te olvides de ti

Ese relámpago haciéndole una foto mientras mira la lluvia por la ventana. La noche trayendo pedacitos de cuarto creciente en la habitación de los niños. El espejo que roba las arrugas de Clara. Olor a mojado con croar de ranas.
El piano que llora dos melodías al amanecer, la mermelada del desayuno, el ayuno de ser acariciada. El viejo tronco que navega por el río, la ausencia que se ausenta cuando sale de madrugada y la soledad que abraza en sus sábanas.
Hoy es un nuevo día para Clara, hoy ha decidido agasajar a otra persona que cubra aquella ausencia. Se pone en marcha, por fin sale de casa, elegante, decidida… va a cuidarse a sí misma.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Maravillosa Clara que quiere cuidarse.
Maravillosa prosa que nos conduce a Clara.