08 enero 2015

Comparaciones odiosas

Cuando alguien quiere hacer ver la sencillez de vivir y dice que “la vida es como montar en bicicleta”… puede que no se dé cuenta que hay que engrasar la cadena, estar preparado para los pinchazos, que el niño se ha quitado el casco, emprender la imposible búsqueda del carril bici, esas personas traumatizadas porque no han aprendido a montar, estar atento a ese coche que va pisando el arcén, que os he dicho que vayáis en fila, “Papá, papá, que me canso”, etc.
Añadimos que viene alguien y te dice que “la vida es como montar en bici: para mantener el equilibrio no puedes parar”… y entonces no paras y no hay manera de encontrar un descanso, y sigues, y el corazón se te sale del pecho y uno se pregunta qué hay de malo en parar un rato al solecillo e inventarse otra frase. No sé, algo como: “parar un rato es como mantener el equilibrio: baja de vez en cuando de la bici que te va a dar algo”
En definitiva que demostrar que la vida es tan sencilla como andar en bicicleta, me parece a mí que es como decir que entender la mecánica cuántica es como cuantificar un taller mecánico.
Rescatemos a Buda para traer el “término medio” Date una vuelta en bici que es muy bueno pero acuérdate de bajar, que puede que te esperen en casa (dejamos para otro día quién espera en casa)

No hay comentarios: