19 enero 2016

Mano de obra barata... tan cara

Salen de la mina con los brazos inmóviles del esfuerzo
que se requiere para sacar el mineral de los móviles.
Salen tosiendo la vergüenza que se cuenta
pero no se tiene en cuenta.
Salen de la mina con los pies descalzos
y a pocos kilómetros fabrican botas
para vestir los pies que pisan a miles de kilómetros
alfombras rojas y felpudos con mensajitos en la puerta.
Apenas les pagan y eso es bueno para que el mercado
avance más rápido en los países donde todo esto
no lo tienen en cuenta.
He leído que además de todo esto,
cuando salen de la mina, se oyen unos acordes
que están de acuerdo con el ritmo que su alma
lleva.
¡Cantan!
Y aquí el prozac mantiene las penas.

No hay comentarios: