14 marzo 2016

Desescucha activa

“No escuchas” me dijo mientras la escuchaba
y el reloj marcaba las siete y cinco y el gato
que pasaba por el salón me recordó al gato
para cambiar la rueda del coche y que tenía
que llegar pronto hoy a trabajar pues
tengo un nuevo proyecto entre manos
y las manos me recordaron a con las manos
en la masa y una canción de Joaquín sabina
y…
“¿Escuchaste?” me dijo de nuevo mientras
el reloj ahora marcaba y diez y mi pensamiento
gritaba: ¡Me pillaste!

No hay comentarios: