11 abril 2018

Actualidad semanal

Esta semana hemos tenido cosas de lo más curiosas, como que la reina me ha tapado la visión de los ere que ere, esos que los parados nunca verán volver. Pero eso no es todo, mientras practicaba guitarra por la Universidad Autodidacta Leonardo I (UAL1) un sol sostenido se ha reconvertido a bemol, como los bemoles que algunos tienen de recibir títulos sin notas que valgan. Puigdemont ha pasado de amarillo a blanco alemán y en Siria ha habido una atrocidad que se soluciona, no con cascos azules, rojos o verdes, sino con, y cito a Trump: Misiles bonitos, nuevos e inteligentes. Es decir de pasarela, que dejarán el paisaje impoluto y con la inteligencia de contribuir a la subvención de cementerios de la vergüenza en un país que si apoyas al presidente, apoyas las armas químicas y si apoyas a la oposición aplaudes al Daesh que se inmolan por Europa. Con todo esto, nos dice Zukerberg (lo escribo mal no me vaya a investigar) entonando el mea culpa (primero meo en datos privados y luego ya me confieso con tres avemarías) que la guerra de datos es importante, algo que se suma a la certeza que con determinados datos puedes cambiar la opinión de la gente, es decir, tenemos cerebros huecos que pueden ser llenados al antojo manipulable para que hablemos, digamos y opinemos de lo que a los directores de marionetas les dé la gana. Pero esto no es lo más importante ¡Ha perdido el Barça! Ante esta noticia la huelga por suspender los sueldos vitalicios que se anunciará próximamente en octubre, queda eclipsada por lógica ante semejante noticia de alcance insospechado. En resumen, que cómo baja el Arga, tanta agua igual se lleva… (por completar)

No hay comentarios: