07 junio 2018

Orangután se enfrenta a excavadora

Las excavadoras no las mueven las multinacionales sino los ciudadanos que consumen lo que las multinacionales ofrecen. Aceite de palma a cambio de arrasar a esos anarquistas libertarios que son los orangutanes. ¿Nos escandalizamos? Bueno, siempre y cuando nuestros hijos no trabajen con las excavadoras o las entidades que ordenan la masacre, que lo suyo les costó encontrar trabajo o realizar sus estudios. De palabra somos muy monos pero a la hora de implicarse… pues depende. ¿De qué? De si la excavadora me beneficia de alguna manera o no. Total, son orangutanes.
Cuando el último orangután perezca, sus primos los homo sapiens, habrán completado la inevitable evolución a homo gilipollensis. Hace falta ser gilipollas para cargarse la propia casa y arrasar la biosfera que aporta calidad de oxígeno y diversidad.  

No hay comentarios: